Skip navigation

El amor en el tiempo de las redes sociales

Actualizado por última vez en: 15 enero, 2018

Las redes sociales se están adentrando cada vez en nuestra día a día hasta el punto de convertirse en una parte integrante de nuestro cotidiano. Tan fuerte es su influencia que está afectando también a la faceta romántica de nuestras vidas. Pongamos el freno de mano por un instante e intentemos ver con detenimiento : ¿ qué pasa cuando se mezclan relaciones amorosas y redes sociales ?

El amor digital moderno

La explosión de las redes sociales sociales aconteció hace un par de años y no se limitó a nuestro tiempo libre… apareció en nuestros bolsillos a través de nuestros móviles, en cualquier bar a través de las tabletas y de hecho en casi cualquier sitio con acceso a Internet.

A raíz de ello han ido dibujándose con el paso de los años nuevos comportamientos (y nuevos vicios también) que los usuarios de las redes sociales, ya sean ocasionales o habituales, han ido adaptando en su rutina.

La pregunta sería quizás : ¿acaso se han adaptado las redes sociales a la rutina o más bien nuestra rutina se ha adaptado a las redes sociales ?
El terreno amoroso eso está claro, no ha sabido escaparse de las garras de estas plataformas de interacción social en las cuales la instantaneidad, interacción y rapidez priman.

Plataformas como Facebook o Twitter han sabido perfilarse como sitios de encuentros amistosos que podrían conducir a futuros encuentros románticos pero sobre todo han sido y son hoy en día la vitrina pública donde publicar nuestro amor y nuestro romance.

El amor en el tiempo de las redes sociales : Lo pueden crear, lo alimentan, lo comparten, lo difunden… ¿acaso pueden destruirlo también ?

La catalogación digital del amor : La vitrina romántica moderna

Nos referimos por amor pre-tecnológico a aquellas costumbres románticas que datan antes de la explosión de las nuevas tecnologías y por lo tanto de las páginas web de citas y del asentamiento del amor digital. Entre esas costumbres, las relaciones amorosas se aprendían directamente a través de la persona en cuestión o a través de terceros…
Hoy en día, tan fácil como cambiar tu estado de Facebook (soltero o en pareja) y has anunciado al mundo entero tu amor por tu pareja.

La relación se legitima y se convierte en oficial instantáneamente. Una comodidad que puede evitar situaciones incómodas con ex-parejas pero que no obstante no es tan inocua como pudiera creerse. Y es que de la misma manera instantánea que este se anuncio, también puede sucumbir a las características efímeras de las redes sociales y destruirse de la noche a la mañana.

La facilidad no siempre es sinónimo de mejora. Sino que se lo pregunten al número creciente de parejas que se suman a las estadísticas de relaciones amorosas rotas a través de las redes sociales. Si te es más fácil anunciar tu amor de manera digital, ¿Porqué entonces deberías anunciar su finalización cara a cara ?

Hoy en día cada vez más parejas parecen romper a través de Facebook, Twitter o incluso emails…¿ Cómo blindar el amor a prueba de tecnología ?
El amor necesita ser cultivado, día a día, semillita a semillita y para ello necesita tiempo e intimidad. Un amor fuerte y duradero mantiene su truco en un saludable balance entre la parte privada y su exposición digital.

La obsesión por las redes sociales y por vivir cada momento a través de la pantalla nos hace a veces olvidarnos de que los latidos del corazón, los latidos que dictan el amor, están enfrente de nosotros y pueden sentirse tan solo soltando el móvil y poniendo las manos en tu pareja.