Epic fail parejas: Top 5 Pedidas de mano más cutres de la historia

Actualizado por última vez en: 20 febrero, 2019 por Thaïs

epic fail parejas pedidas mano cutres

El matrimonio es uno de los pasos más importantes en una relación.

No hay nada que afiance más un compromiso (a excepción de los hijos) que decirle a tu pareja que quieres pasar el resto de tu vida con ella.

La pedida de mano es un momento que la gran mayoría de parejas atesoran con cariño, pero los nervios o una declaración fuera de lugar puede convertirse en la peor pesadilla.

En muchos casos, una declaración desastrosa ha llevado incluso hasta la ruptura. Y es que el momento, el lugar y las palabras adecuadas son clave para obtener ese anhelado “sí” por respuesta.

Existen 1000 maneras creativas, románticas y divertidas de declararse y pedirle matrimonio a una mujer (o a un hombre).

Pero sin duda, las que más llaman la atención y pasan a la posteridad, son aquellas pedidas cutres que hacen que la otra persona se replantee la relación, eso sí, después de haber salido corriendo por la vergüenza.

Un chico colapsa Primark para pedirle matrimonio a su pareja

No hay nada como declarar tu amor a los cuatro vientos. Las pedidas de mano por todo lo alto y en público son todo un festival en lugares como Estados Unidos.

En multitud de películas y programas de TV estadounidenses hemos visto a hombres enamorados arrodillarse ante su pareja para pedirle matrimonio ante la mirada estupefacta de centenares de extraños en campos de béisbol o grandes almacenes.

Por muy entrañable que pueda parecer, las películas románticas no son como la vida real y las pedidas de mano al estilo americano no son iguales de impactantes que las españolas, sino que se lo pregunten al monologuista Goyo Jiménez.

El pasado fin de semana, un chico paralizó los grandes almacenes Primark de la Gran Vía de Madrid (España) para declararse a su pareja.

El enamorado bajó la enorme escalinata cantando la versión en castellano de “You Raise Me Up” dirigiéndose a su pareja que estaba en la planta baja y en presencia de centenares de compradores.

La noticia no tardó en hacerse viral. En las redes sociales se podían leer todo tipo de comentarios, la gran mayoría de ellos haciendo hincapié en lo ridículo y empalagoso que era pedir matrimonio en un establecimiento de moda low cost, aunque fue un gesto bonito y él obtuviese el “sí”.

Epic fail de parejas: Top 5 Pedidas de mano más cutres de la historia

En Mejores Sitios de Citas México creemos en el amor. No sólo nos encanta la idea de ayudarte a encontrar pareja en internet gracias a nuestro comparador, sino que también queremos aconsejarte a la hora de conquistar a una mujer.

¿Y qué mejor manera de darte consejos para declararte a tu pareja que hablándote sobre las peores pedidas de matrimonio de la historia?

Por norma general, la gente es romántica por naturaleza. A todo el mundo le gusta que su pareja le mime y le sorprenda.  No hay nada que sorprenda más que una pedida de mano original, pero hay unos límites.

Si ha decidido a dar el paso y quieres declararte a tu pareja, intenta evitar las siguientes ideas de pedidas de mano, si no quieres hacer el ridículo y comerte un “no” como una catedral.

1. Evita una pedida de matrimonio con animales o niños pequeños:

Por muy adorable y cuqui que pueda parecer una pedida en la que vuestra mascota o hijo/sobrino pequeño forme parte, no es muy buena idea, ya que estos son impredecibles y el anillo puede acabar en cualquier parte, menos en el dedo anular izquierdo de tu pareja. Más de uno ha tenido que esperar a que su perro saque el anillo de su cuerpo para poder declararse en condiciones. No hay nada más ridículo que pedirle matrimonio a alguien con un anillo que ha estado en el sistema digestivo de otra criatura.

via GIPHY

2. Evita una pedida de matrimonio en una comida familiar:

No hay nada como el apoyo de la familia y los amigos en los momentos más importantes de la vida, pero declararte a tu pareja no es uno de ellos. Todas las parejas cuando piensan en una pedida de mano se imaginan algo mágico e inolvidable y así tendría que ser, pero unas dosis de realismo a veces vienen bien antes de arrodillarte ante tu amada (o amado). Al pedirle a tu pareja que se case contigo cuentas con que vas a obtener un “sí” como respuesta, pero, ¿y si no es así? No necesariamente tiene que ser un rechazo contundente, pero puede que tu pareja prefiera tomarse más tiempo. Hacerlo delante de su familia o la tuya (o ambas) es un riesgo bastante extremo. Si la jugada sale bien, puede quedar como un bonito recuerdo. Si, no sale tal y como esperabas, mejor no tener encima que recordar la cara de amargado de tu suegro cuando su hija te dice que no está segura de levantarse a tu lado durante el resto de tu vida. Lo ideal es algo más íntimo. Total, tenéis toda la vida para celebrarlo con los vuestro en caso positivo.

via GIPHY

3. Evita una pedida de matrimonio en un restaurante de lujo:

Está todo planeado al dedillo. Llevas a tu pareja al típico restaurante con no sé cuántas estrellas Michelín, le escondes el anillo en el coulant de chocolate y llegado el momento, haces la señal para que entre alguien tocando vuestra canción en violín y… Ella te dice que no o mucho peor, ella empieza a comerse el postre sin echar el freno y se atraganta con el anillo y después de eso, cuando se recupera, te dice que no. Si hay algo más triste que te den un no por respuesta a una pedida de matrimonio, es que lo hagan en público y que además te cueste un ojo de la cara. Tampoco es necesario que lo hagas en plan low cost en un restaurante de comida rápida. ¿La mejor solución? Algo intermedio. Una cena romántica en casa que se vea que ha sido preparada con mucho cariño por ti. Si eso no la enamora, ¡nada lo hará.

via GIPHY

4. Evita tatuarte un “¿te quieres casar conmigo?”, es muy siniestro:

Hay gente que se marca en la piel el nombre de su pareja, el de sus hijos o alguien que representa una parte importante de su vida. Por muy buena idea que pueda parecer llevar el nombre de tu amada en la piel, no hay nada más espeluznante y siniestro que pedirle matrimonio a tu pareja tatuándote una frase de pedida. Aunque parezca mentira, hay gente que ha usado esa táctica. Cometer alguna locura para pedir matrimonio a alguien es bonito y romántico, pero el hecho de que lo tatúes en tu piel no necesariamente tiene porqué resultar en un “sí”. Si sois fanes de los tatuajes, siempre puedes hacerte uno con la fecha de la pedida después de que tu pareja aceptase tu declaración.

via GIPHY

5. Evita declararte por WhatApp, Facebook o Instagram:

Las redes sociales mejoran la comunicación e incluso son super útiles para encontrar pareja si eres soltero, pero una petición de matrimonio en internet ya son palabras mayores. Hay gente que está deseando estar en una relación para poder cambiar su estatus en Facebook o subir en Instagram tropecientas fotos con su pareja ahí acaramelados, para así restregar su amor al resto de mortales. Las redes son perfectas para enseñar el resultado, pero es muy arriesgado utilizarlas para preparar una pedida. Lo mismo ocurre con los mensajes privados. No hay nada más vago y frío que decirle a tu pareja por SMS o WhatsApp que la quieres y que deseas compartir tu futuro con ella. La magia, el romanticismo, la cercanía o el afecto nunca tienen que perderse en una relación y mucho menos a la hora de perdirle matrimonio a tu pareja. Si realmente quieres que sea algo especial, ¿qué menos que estéis los dos en la misma habitación y cara a cara?

via GIPHY

Si tras estas ideas horribles sigues creyendo que una pedida de mano creativa es la mejor idea, te recomendamos que optes por estas cinco sencillas, pero originales opciones:

  1. En un concierto susurrándole al oído mientras suena vuestra canción favorita.
  2. En la playa a la luz de las estrellas, tras hacer un picnic en un sitio romántico y apartado (sin mirones al canto).
  3. Durante una escapada romántica o un viaje a un lugar con encanto.
  4. En una sesión de cine al aire libre en la que ponen vuestra película favorita.
  5. En casa, tras haberle preparado tu propia Escape Room en la que el objetivo es encontrar un tesoro inesperado para ella: ¡el anillo de pedida!